ESTUDIAR EN CASA

Cientas de familias en Chile han optado por no enviar a sus hijos a un colegio presencial y los educan en casa.

Durante la última década nuestro país ha experimentado grandes revoluciones en el ámbito educativo que se han caracterizado por brindar a las familias más posibilidades de elegir la manera en que prefieren educar a sus hijos.

Si bien el modelo educativo chileno se posiciona como uno de los más exitosos de América Latina, al ser comparado con el de las principales economías mundiales, su calificación desciende hasta los últimos puestos.

 

Resulta esperable entonces que existan familias insatisfechas con lo ofrecido por el sistema educativo, pues como es natural, presenta imperfecciones que en algunos casos pueden llegar a dañar la integridad y el bienestar de los hijos.

Afortunadamente, la Constitución de la República otorga a los padres la posibilidad de pronunciar la última palabra:

“Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos. Corresponderá al Estado otorgar especial protección al ejercicio de este derecho.” – Constitución Política de la República de Chile, artículo 19 número 10.

Esto faculta a los padres para poder elegir la manera en que desean que sus hijos sean educados, pudiendo elegir entre incorporarse al sistema tradicional o buscar alternativas fuera del sistema. Si la familia decide retirar al niño del sistema tradicional, deberá cumplir una serie de obligaciones para acreditar ante el Ministerio de Educación que efectivamente se encuentra brindando educación al estudiante.

Lo primordial es que los niños reciban instrucción y aprendan lo que el Ministerio ha definido en sus Programas de Estudio y Bases Curriculares, documentos que son válidos en todo el territorio nacional

Un desafío familiar

Educar a los hijos en casa es un proceso complejo, de constante aprendizaje mutuo.

Ya no habrá un timbre que indique la hora del inicio de clases, ni del recreo. En casi todos los casos, uno de los padres se ve obligado a renunciar a su desarrollo profesional, con la intención de dedicar el tiempo suficiente para organizar los tiempos y los materiales de estudio. Rápidamente los padres comienzan a evidenciar que los métodos con los que ellos aprendieron no siempre funcionan con los niños y están obligados a buscar una alternativa didáctica.

La recompensa es, a todas luces, el fortalecimiento de los lazos y el vínculo familiar, además de ir un nivel más allá en el grado de conocimiento de los hijos.

Colegios Online

Durante la última década han surgido en Chile los Colegios Virtuales, que proporcionan a las familias, a través de internet, los contenidos contemplados en los Programas de Estudio del Ministerio de Educación, guías de trabajo y servicio de tutoría en vivo mediante videoconferencia.

La aparición de este tipo de Colegios ha facilitado la implementación del Homeschool, llevando el Colegio a todos los rincones del país gracias a internet. Incluso familias chilenas residentes en el extranjero acceden a estos colegios, pues desean que sus hijos se gradúen en el sistema chileno.

Al 2019, son cerca de 20 los colegios virtuales existentes en Chile.

¿Cuántas personas lo hacen en Chile?

Cerca de 80.000 personas en Chile rinden anualmente exámenes libres, no obstante, el 85% de ellas correspode a mayores de edad. Del resto, el MINEDUC estima que son alrededor de 1.000 las familias que se encuentran implementando el Homeschool.

Todos los niños y jóvenes que estudian en el hogar, deben rendir exámenes de validación en un establecimiento presencial que es designado por el MINEDUC. La inscripción debe ser realizada por el apoderado dentro de las plazos establecidos por el Ministerio. 

¿Y qué pasa con la socialización de los niños?

CONSULTAS

ESTUDIAR EN CASA